Pilates para Mayores


No nos cansamos de repetir que el ejercicio físico y la vida saludable en general son claves para disfrutar de un envejecimiento activo.

Uno de los principales problemas del envejecimiento es la pérdida de masa muscular, lo que provoca una disminución de la fuerza.

Esto no solo afecta a nuestra actividad diaria, sino que nos hace más proclives a sufrir otros problemas más graves, como caídas o enfermedades tipo osteoporosis (pérdida de masa ósea).

Lo bueno es que, como confirman diversos estudios, si bien no podemos evitar completamente sufrir alguno de estos problemas, sí está en nuestra mano minimizarlos y retardarlos.

¿Cómo? Haciendo ejercicio de forma diaria y llevando una vida saludable.

EL MÉTODO PILATES

El método Pilates es una muy buena actividad para mantener nuestro cuerpo sano, retrasar estas dolencias y mejorar nuestra calidad de vida. Pero no solo eso, este ejercicio es muy beneficioso también para nuestra mente, nos hace conocernos mejor y mejora nuestra autoestima.

El método trabaja ejercicios suaves, controlados y de bajo impacto, acompañando siempre el movimiento con la respiración.

Aunque se trabaja todo el cuerpo, este método hace especial hincapié en el fortalecimiento de espalda y abdomen, de forma que consigamos mantener una buena postura, equilibrio y no cargar nuestra espalda al hacer movimientos o coger peso.

BENEFICIOS DEL PILATES PARA LAS PERSONAS MAYORES

Uno de los motivos por los que el Pilates se ha hecho tan popular es que, a pesar de que se trabaja todo el cuerpo, los ejercicios suaves y controlados hacen que no dé la sensación de agotamiento.

Además, estos ejercicios se pueden adaptar según las necesidades y dolencias de cada persona.

Pero tiene muchos más beneficios:

– Aumenta la flexibilidad, gracias al estiramiento de las articulaciones.

– Mejora el equilibrio, mediante ejercicios de coordinación y estabilidad del cuerpo.

– Aumenta la fuerza.

– Mejora la postura. Aunque se trabaja todo el cuerpo, la base del método Pilates es el fortalecimiento de abdomen y espalda, lo que nos ayuda a mantener la espalda en buena posición y no cargarla al hacer ciertos movimientos o coger peso.

– Mejora la capacidad respiratoria. Otra de las bases de este método es la respiración: un ejercicio controlado siempre debe ir acompañado de una correcta respiración. Esto, además de mejorar el ritmo respiratorio, hará que los mayores aprendan a relajarse y liberar tensiones.

– Mejora el sistema circulatorio.

– Disminuye el dolor articular y muscular.

– Mejora la autoestima y el conocimiento de su propio cuerpo.

– Mejora la concentración y el estado de ánimo.

– Mejora el sueño y la sensación de bienestar en general.